Tu cueva de información

[LairReco] Sagas Clásicas: Castlevania


Cae la noche, los muertos se levantan de sus tumbas y el castillo de Drácula aparece en el horizonte iluminado por la luz de la luna. Solo un guerrero del clan Belmont, armado con el látigo Vampire Killer, puede detener al Príncipe de las Tinieblas. Estamos hablando de Castlevania, la legendaria saga de Konami que vio la luz hace más de 30 años en la primer consola hogareña de Nintendo. Estos son tiempos oscuros para la franquicia, ya que después de una serie de títulos exitosos y otros no tanto, Castlevania todavía no se ha vuelto a levantar de la tumba.

Pero no todo está perdido: el legado de Castlevania se niega a ser enterrado y por eso nacen proyectos como Bloodstained de la mano de Koji Igarashi, padre del Castlevania moderno o metroidvania (nombre que además de hacer referencia a las aventuras de Samus Aran define un género entero). Más curioso aún, el interés por la saga vampírica vuelve a pisar con fuerza, y con una serie animada producida por Netflix a la vuelta de la esquina, no hay mejor momento para volver a enamorarse de esta serie de juegos o descubrirlos por primera vez.


La historia de la serie se basará en el juego Castlevania III: Dracula’s Curse.


La magnitud del impacto que la saga ha tenido en la industria de los videojuegos es innegable. Castlevania es el Dark Souls de los gamers retro, su nombre es sinónimo de dificultad, el juego que juegan los chicos grandes. Es una franquicia que marcó tendencia y al día de hoy podemos ver juegos independientes o de grandes empresas que utilizan palabras como metroidvania, soulsvania o roguevania. Es el estándar de calidad que utilizan muchos desarrolladores, teniendo tanta relevancia hoy como en el 86. Por eso es importante analizar cada una de las entregas para entender qué hace tan grande a esta franquicia.

En esta lista no van a encontrar spinoffs raros como Kid Dracula ni cosas similares. Acá van a ir juegos estrictamente Castlevania y como mucho alguna adaptación a arcade, salvo la máquina con pistola de luz al cual no he podido jugar (pero bueno, ya visitaré Japón algún día). Las máquinas de casino y el horrible Puyo Puyo castlevaniesco para iOS tampoco se encuentran en el listado, por favor; mientras nosotros seguimos esperando que Konami se digne a sacar un juego decente para volver a masacrar monstruos a latigazo limpio, en esta Lair Reco especial hacemos un pequeño repaso por la historia de la franquicia y los títulos más relevantes que Castlevania tiene para ofrecer. Que comience la aventura…

Akumajou Dracula, cuya traducción literal es “El Castillo Demonio Drácula”, es donde este increíble viaje comenzó. En aquel entonces los videojuegos con temática de terror no eran algo común; no solo eso, sino que este primer Castlevania introdujo a varios personajes clásicos del cine de terror como la Momia, el monstruo de Frankenstein y por supuesto, el Conde Drácula, antagonista principal de la serie. Konami no sabía que el juego tendría tan buena recepción: con una jugabilidad sólida, momentos memorables, una curva de dificultad elevada pero justa y su emblemática banda sonora, Castlevania se convertía en un clásico eterno de la NES. Es un juego que ningún jugador debe dejar pasar, ya que sentó las bases para tantos otros que le siguieron y es considerado por muchos como uno de los mejores videojuegos de NES y de la historia.

Nuestro héroe de turno es Simon Belmont, portador del látigo Vampire Killer que generación tras generación busca mantener a raya al malvado Conde Drácula, cuyo castillo maligno emerge en Transilvania cada 100 años. Es nuestro deber como portadores del látigo poner una vez más un fin a su reinado de terror, que trae consigo a toda clase de criaturas de la noche: desde esqueletos y armaduras encantadas hasta cabezas de gorgona voladoras y la mismísima Muerte, Simon Belmont deberá vencer a todos y cada uno de ellos si quiere llegar a la torre más alta del castillo para matar a Drácula. El juego también bebe de la obra literaria de Bram Stoker, basando al personaje de Drácula en la figura histórica del emperador Vlad Tepes “el empalador” al igual que el novelista irlandés.


Este título fue desarrollado a la par del Castlevania de NES, pero salió un mes después para la MSX2, sistema poco popular fuera de Japón y algunos países de Europa. A diferencia del primer título, cuyas mecánicas son más tradicionales, Vampire Killer contaba con un mapa abierto similar a Metroid, salido ese mismo año. Se podría decir que es el primer metroidvania de la serie, pero en aquel entonces el género no se había definido. Este juego nos permitía visitar distintas zonas del castillo para conseguir llaves y regresar para acceder a nuevas zonas, obteniendo cada vez más items que nos darán nuevas habilidades y acceso a las zonas más difíciles.

La historia es el punto más flojo de Vampire Killer; un calco exacto de Akumajou Dracula. El mismo personaje, los mismos mapas, los mismos enemigos e incluso la misma música. Es como si hubieran agarrado el juego original y lo hubieran desarmado para intentar hacer algo “distinto”. Bueno, yo prefiero quedarme con la versión de NES, cuya jugabilidad encuentro más sólida y disfrutable. Aún era muy pronto para este tipo de mecánicas, y al igual que otros títulos de la saga, Vampire Killer estaba adelantado a su tiempo. De todas maneras, Konami decidió intentarlo una vez más… esta vez, con Castlevania II.


Una vez más Konami intentaba dominar un terreno desconocido para la industria, con una secuela directa de su exitoso Castlevania. Después del rotundo éxito de la primera entrega de NES, con Simon’s Quest las ventas estaban aseguradas y la empresa decidió arriesgarse con las mecánicas de juego intentando perfeccionar el sistema de mundo abierto. En esta ocasión tenemos varios puntos clave para visitar, que constan de pueblos donde podremos comprar mejoras, y mansiones o castillos que funcionan a modo de mazmorras. Y cómo olvidar el infame sistema de día y noche: al caer el sol y con la famosa leyenda “qué noche tan horrible para tener una maldición” ya ningún lugar era seguro. Los monstruos invadían los pueblos y los bosques abundaban con criaturas más fuertes.

Pese a sus innovaciones, Simon’s Quest fue duramente criticado por su sistema de juego incomprendido para la época (y para la actualidad también, seamos sinceros). Era demasiado complejo y críptico hasta la médula, teniendo que tener sí o sí una revista a mano con la guía del juego para poder pasarlo. No solo eso, sino que contaba con varios errores de traducción en sus versiones fuera de Japón, haciendo la tare aún más difícil de completar. En esta ocasión, Simon debe juntar los trozos del cuerpo de Drácula, quien lo maldijo antes de morir al final de Castlevania. Todo esto para volver a matarlo y acabar con la maldición. Si suena tonto.. ¡es porque es tonto! En total el juego cuenta con tres finales distintos dependiendo de la cantidad de tiempo que tardamos en ganarlo. Más allá del esfuerzo, es un título recordado a día de hoy como la oveja negra de la familia dentro de la trilogía original para NES. Pero hay algo que destaca de este título (al igual que en toda la saga) y es su maravillosa música; el tema principal, Bloody Tears, es una de las melodías más emblemáticas de la franquicia.


Si el nombre les resulta raro es porque así fue traducido del original Akumajou Dracula para el exterior. Ya se, la chica del poster promocional tampoco ayuda, pero qué le vamos a hacer. Se trata del primer arcade dentro de la saga vampírica y retoma la historia original de Simon Belmont, quien esta vez debe adentrarse en el castillo de Drácula para salvar a su esposa Selena de las garras del vampiro. La verdad que no innova en nada respecto a lo que ya hemos visto: una vez más los enemigos son los mismos y los jefes de nuevo son figurita repetida. La única gran diferencia de este título es, siendo que se trata de un arcade, su naturaleza tragamonedas. Es un juego específicamente diseñado para vaciar billeteras, con una dificultad elevada al borde del ridículo que solo busca que rompamos nuestro chanchito para ganar el juego.

Lo único rescatable de esta entrega es su banda sonora, esta vez compuesta por Kenichi Matsubara (el mismo músico a cargo de Castlevania II). No solo introdujo el tema Bloody Tears en la historia original sino que creó melodías clásicas como Cross Your Heart y Don’t Wait Until Night, que aparecerían mucho más adelante en nuevas entregas de la saga. De todas formas no redime a este Haunted Castle, un juego que podemos dejar pasar con total tranquilidad; la mejor experiencia de juego fue y sigue siendo el primer Castlevania de NES, y es de todas estas versiones la única que recomiendo. Ahora, prosigamos con el resto de la saga.


Y como todo lo bueno, necesitábamos una versión portátil de Castlevania para matar vampiros en todas partes. Es por eso que Konami decidió seguir explotando a fondo la saga y creó Castlevania: The Adventure. Se trata de un juego similar al primer Castlevania, exclusivo para la Gameboy de Nintendo. No les voy a mentir, a comparación de otros títulos deja bastante que desear; pero la verdad que para ser un jueguito portátil le saca el mayor provecho a la consola. Es un pequeño juego bastante disfrutable, aún con las limitaciones del hardware.

La historia transcurre cien años antes de la aventura original que tuvo lugar en Castlevania. En esta ocasión el antepasado de Simon es Christopher Belmont, quien como todos los descendientes de este clan cumplen la tarea divina de hacerse con el látigo y destruir a Drácula. Una vez más destaca la música con melodías pegadizas, convirtiendo a Castlevania: The Adventure en un clásico de la Gameboy. Esto le concedería con el tiempo una adaptación a comic de IDW llamada The Belmont Legacy y una excelente remasterización para Wii que veremos más adelante.


Presten especial atención a este título de la saga, ya que en él se basa la nueva serie de Netflix que saldrá en julio de este año. Con Dracula’s Curse, Konami decidió volver a las raíces y darle a los fanáticos lo que querían: un Castlevania puro y duro que ofrecía una experiencia similar al título original y mucho más. Sin duda se trata del punto más alto de la trilogía original en la NES, y por varios motivos. ¿Hace falta que hable una vez más de la fantástica música? Porque en Dracula’s Curse es mejor que nunca, con una extensa variedad de niveles y cada uno de ellos con sus melodías memorables. Y esto se debe a que tenemos varias rutas para elegir, lo cual altera completamente el transcurso del juego.

En Castlevania III: Dracula’s Curse encarnaremos al abuelo de Simon, el poderoso Trevor Belmont quien porta el látigo para acabar con el mal por primera vez. Partiendo desde un pequeño pueblo, comenzamos nuestro camino hacia el enorme castillo del conde y, dependiendo de qué ruta tomemos, podremos encontrarnos con hasta tres personajes jugables, cada quien con sus habilidades especiales: el pirata Grant puede lanzar cuchillos y trepar paredes con gran velocidad, la bruja Sypha lanza poderosos hechizos y el misterioso Alucard se puede convertir en murciélago. Con múltiples rutas y personajes, el juego se puede rejugar hasta el hartazgo. Pero cuidado, ¡que es muy difícil! Recomiendo iniciar con la versión japonesa, ya que Konami decidió aumentar considerablemente la dificultad en sus demás versiones. Un desafío solo para valientes, Castlevania III es de lo mejor que la saga clásica tiene para ofrecer.


¡A no confundir con Castlevania II para NES! Más allá de la poca originalidad de Konami a la hora de poner nombre a sus juegos, Belmont’s Revenge mejora un poco lo que habíamos visto en Castlevania: The Adventure con jefes más originales y zonas variadas que abarcan temáticas de aire, planta, tierra y cristal pudiendo ser completadas en el orden que más nos guste. De esta manera el título se convertía en un buen candidato dentro de la biblioteca de juegos de la portátil de Nintendo.

Una vez más nos toca controlar a Christopher Belmont, cuyo hijo ha sido secuestrado por Drácula para ser convertido en un demonio. Harto del conde y sus secuaces, Christopher decide tomar el látigo y darle al malvado vampiro lo que se merece. Todavía nos queda un juego más dentro de la primer trilogía portátil de Gameboy, pero de eso hablaremos en un rato; antes tenemos un par de títulos excepcionales.


En esta época SEGA ya pisaba fuerte los talones de Nintendo y ambas empresas luchaban por tener títulos exclusivos para sus consolas. Y así como la Genesis recibiría su joyita más adelante, la poderosa Super Nintendo dio lugar en su galería de juegos a una de las mejores entregas de la saga, Super Castlevania IV. Una vez más Konami seguía perfeccionando la jugabilidad clásica de su ya famosa franquicia, ¡esta vez en 16bit! Este juego explotaba al máximo la potencia de la consola, con secuencias inolvidables y una variedad interesante de mapas y enemigos. Y ni hablar de poder apuntar en ocho direcciones con el látigo o utilizarlo para colgarse de una saliente.

La verdad que es un juego menos difícil que los demás Castlevania, de hecho es el ideal para iniciarse en la saga. Lo impactante de Super Castlevania IV reside en la innovación de sus mecánicas y su exquisito apartado visual y sonoro. No hace falta que les hable de la música, porque ya deberían saber que es increíble. La historia es lo único pobre de este Castlevania, que es básicamente la misma que el primer juego: de nuevo somos Simon Belmont en su misión por destruir a Drácula y acabar con su legado de terror. Si bien le bajaría un punto por este pequeño detalle, la verdad es que Super Castlevania IV reimagina completamente el juego, pudiendo decirse incluso que se trata de un reboot de la franquicia. Uno de los mejores títulos que la Super Nintendo tiene para ofrecer.


Otro de los títulos más renombrados en toda la serie. Castlevania: Rondo of Blood (o Chi no Rondo en japonés) es una magnífica adición que solo vio la luz en Japón, llegando al resto del mundo mucho más adelante. Para los despistados, funciona como precuela al legendario Symphony of the Night, siendo Richter Belmont su heroico protagonista. Una vez más armados con el látigo, nos vuelve a tocar infiltrarnos en el castillo de Drácula a través de varias rutas: cada nivel cuenta con dos caminos alternativos, que nos llevan a un jefe distinto y a un nuevo nivel. Deberemos recorrer todos si queremos rescatar a todas las doncellas secuestradas por el malvado conde y conseguir el mejor final.

Un agregado interesante al título es la inclusión de un segundo personaje jugable, o como me gusta llamarlo, el Modo Fácil. Se trata de Maria Renard, la primer doncella rescatable que podemos desbloquear para jugar con ella, una vez la hayamos liberado. Maria tiene una variedad de ataques con animales mágicos que simplifican la tarea bastante; recomiendo jugar Rondo of Blood con Richter si estamos buscando un verdadero desafío. Se trata de uno de los títulos más queridos de toda la saga, y mi favorito personal en cuanto a Castlevania clásicos (siendo los modernos aquellos que adoptan la modalidad metroidvania). No hace falta que hable de la excelente música, simplemente vayan a jugarlo.


La historia de Bloodlines nos hará viajar por toda Europa con John Morris, actual portador del látigo, y Eric Lecarde, un guerrero que busca vengar la muerte de su novia a manos de Elizabeth Bartley; esta mujer no es nada menos que una malvada bruja involucrada en el asesinato del Príncipe de Austria, desencadenando la Primera Guerra Mundial para convertir al mundo en un lugar lleno de muerte y así resucitar al eterno Conde Drácula, quien había sido derrotado por Quincey Morris hace poco tiempo. Esto vincula aún más la saga Castlevania con la novela de Bram Stoker y la figura histórica de Vlad Tepes, dotando de mayor credibilidad a la historia.

En nuestra misión por liberar Europa de las fuerzas de la oscuridad, este exclusivo de SEGA Genesis sorprendió por la variedad de situaciones, escenarios y enemigos a los cuales el jugador se enfrenta. La aventura es un poco más sencilla con Eric y su lanza (que resulta ser la Lanza del Destino que atravesó el costado de Cristo), así que una vez más recomiendo disfrutar el juego como fue planeado: con látigo en mano. Más adelante volveremos a retomar la historia de Bloodlines, pero por ahora nos quedamos con esta excelente entrega de Castlevania que cuenta por primera vez con la música de Michiru Yamane, compositora para todos los próximos proyectos de Konami y su saga vampírica. Personalmente le guardo mucho cariño, ya que fue mi primer Castlevania.


Conocido en Japón como Akumajou Dracula XX y Vampire´s Kiss en Europa, Dracula X no es más que un port inferior de Rondo of Blood para Super Nintendo. El juego recicla varios sprites y animaciones del título ya mencionado, pero rediseña los niveles y simplemente no brilla como el original. Además se olvida completamente de Maria Renard como personaje jugable, quitándole rejugabilidad a la aventura. Como si eso fuera poco, solo dos niveles tienen rutas alternativas en esta versión.

Se trata de un paso hacia atrás en la franquicia, producto de la guerra de consolas que se vivió en aquellos tiempos. Es meramente un título refrito hecho para seguir lucrando por parte de Konami. Al lado del Rondo of Blood original, y de su remasterización para PSP que veremos más adelante, no puedo recomendar este título. Aunque no presenta graves errores, siendo a pesar de todo un juego disfrutable si queremos darle una oportunidad; la primera zona del juego, una aldea en llamas, luce increíbles gráficos.


Estamos ante un clásico de clásicos, ¡la crème de la crème! Symphony of the Night fue para muchos jugadores el título que los introdujo a la franquicia, además de ser uno de los mejores juegos para la consola de Sony y el título que definió el género metroidvania por excelencia. Con el 3D siendo la nueva moda, Konami optó por crear la mejor experiencia 2D posible y con el genio de Koji Igarashi a la cabeza del proyecto nació esta joya inmortal que cautivaba por sus vistosos gráficos y la excelente banda sonora de Michiru Yamane que da nombre a la aventura, ¡ahora con calidad CD!

Symphony of the Night le dio un soplo de aire fresco a la franquicia por varias razones: primero tomó los elementos jugables de Super Metroid (como el minimapa del castillo) y lo combinó con elementos RPG que incluían subir de nivel e ir adquiriendo nuevo equipo, además de las reliquias necesarias para ir desbloqueando nuevas zonas del castillo; pero también destacó por su protagonista, el poderoso Alucard. El hijo del villano principal de la saga tiene fuertes motivaciones para enfrentarse a su padre, en una de las tramas más elaboradas de Castlevania hasta la fecha. Los rediseños de la siempre genial Ayami Kojima también le dieron un nuevo look a los personajes, definiendo el estilo visual de la saga para futuras entregas. Symphony of the Night es un clásico inmortal, y es simplemente indispensable para aquellos jugadores que disfrutan de un buen juego.


El tercer título para Gameboy de Castlevania no solo mejoraba en todos los aspectos sino que también instauraba una bella tradición para la saga: a partir de ahora, cada generación de portátiles de Nintendo recibiría su propia trilogía vampírica expandiendo el lore y la historia. Castlevania Legends no es diferente; en esta aventura controlamos a Sonia Belmont, primera y única vez que una mujer se hizo cargo de llevar el látigo sagrado. Más personajes femeninos llegarían a la franquicia en los próximos años, pero eso lo veremos más adelante.

En su camino hacia el castillo de Drácula, Sonia se cruza con el nuevo personaje más popular de la franquicia: Alucard, el hijo del vampiro, busca vengarse de su padre y le explica a nuestra heroina que Drácula siempre volverá a la vida mientras exista el mal en el mundo; ambos hacen un pacto eterno por el cual se comprometen a luchar contra las fuerzas del mal hasta el fin de los tiempos. Es un muy buen título de Gameboy, aunque nuevamente se ve limitado por el hardware de la consola.

Sonia Belmont iba a vivir una nueva aventura en Castlevania: Resurrection, título que lamentablemente fue cancelado en el año 2000.


Siguiendo con la hermosa tradición de ponerle nombre a los juegos en base al nombre de la consola, la Nintendo 64 recibió el esperado título de Castlevania que marcaba el salto de la franquicia al 3D; no podría haber sido más desastroso. Desde los escenarios y enemigos repetitivos hasta los horribles controles y problemas de cámara, el juego no destacaba en ningún aspecto. ¡Ni siquiera por la música! ¡Un verdadero delirio! Este es un juego que no les puedo recomendar.

El juego no solo se ve feo sino que se juega mal y no es disfrutable. Los nuevos protagonistas son Reinhardt Schneider, el héroe con el látigo de turno, y Carrie Fernandez, una jovencita con poderes mágicos. Ambos presienten el regreso de Drácula, que cada vez tarda menos en reaparecer en la Tierra puesto que la maldad ha incrementado en el corazón de los hombres. Dicho y hecho, los héroes se sumergen en el castillo para enfrentarse a una aventura que es difícil de disfrutar. Pero no me crean solo a mí, compruébenlo por ustedes mismos.


Legacy of Darkness se basa en el motor gráfico de Castlevania 64 y mejora levemente los aspectos de su predecesor, convirtiéndolo en una experiencia un poco más entretenida pero que no deja de espantarnos con sus múltiples errores. Se trata de la historia de Cornell, una trama paralela a Castlevania 64 protagonizada por este hombre lobo que busca salvar a su hermana Ada del malvado Drácula. Una historia con más profundidad y giros, que nos hace empatizar más con el personaje principal y nos involucra más con el juego.

Pero las mejoras de Legacy of Darkness no terminan ahí: el énfasis se centra más en las plataformas 3D que en el combate, teniendo que esquivar trampas y demás obstáculos. Si bien la cámara sigue siendo un problema importante, los controles están un poco mejor optimizados y el juego se disfruta más. Además se redime incluyendo una versión mejorada de Castlevania 64 con gráficos y mapas rehechos; sigue sin ser un gran juego, pero por lo menos lo intentó. En esta lista hay cosas mucho peores.


El primero en la segunda trilogía portátil, Circle of the Moon pretendió transmitir la experiencia metroidvania de Symphony of the Night a la Gameboy Advance, ¡y lo hizo bastante bien! No es un juego perfecto, y fue duramente criticado por sus defectos al punto de ser eliminado de la cronología oficial. El principal problema de Circle of the Moon es que es muy oscuro, y eso dificulta muchísimo la visibilidad en la pantallita de la consola; es un juego que la crítica especializada tiró abajo pero que los fanáticos recuerdan con mucho cariño. Claramente, ellos lo juegan en un emulador.

Circle of the Moon fusiona el estilo metroidvania de Symphony of the Night con la jugabilidad cazavampiros a base de latigazos y armas secundarias clásicas. En esta aventura el héroe Nathan Graves busca rescatar a su maestro secuestrado por Drácula, razón por la cual se enfrenta al castillo y todos sus habitantes. A medida que avanzamos vamos encontrando mejoras que nos permiten progresar accediendo a nuevas zonas, con jefes complicados y un sistema de cartas que nos permite utilizar hechizos a medida que las vamos encontrando. No es el mejor Castlevania del mundo, pero vale la pena probarlo.


Acá tenemos uno que llegó tarde a la fiesta. Cuatro años después del magistral Symphony of the Night uno esperaría que Konami redoble la apuesta y saque un título superior en todos los aspectos, pero este no fue el caso de Castlevania Chronicles. Se trata del port de un port, así de ridículo como suena, de cuando el primer Castlevania fue adaptado a la Sharp X68000 en 1993 para la audiencia japonesa. El juego no tuvo mucho éxito, pero Konami se quedó con las ganas y en el año 2001 volvió a sacar el mismo juego, esta vez en la consola de Sony. Esto nos permite elegir las pistas de música originales o unos remixes en alta calidad, junto con un nuevo juego de sprites diseñados para la ocasión.

Y como se trata de una nueva versión del Castlevania original, nuestro protagonista vuelve a ser el querido Simon Belmont ingresando al castillo de Drácula para acabar con su vida una vez más. Pobre Simon, siempre lo rediseñan. En fin, no se trata de un mero lavado de cara sino que Castlevania Chronicles tiene su propio set de niveles únicos, algunos con enemigos muy poco vistos a lo largo de la saga. Desde cavernas subterráneas y palacios de hielo hasta un salón de baile que se prende fuego, este título cuenta con varios de los niveles más difíciles de la saga en sus secciones finales, aunque carece de originalidad a la hora de contar la misma historia de siempre. De todas formas, un título formidable y más que recomendado.


El segundo título de Castlevania para la Gameboy Advance; Harmony of Dissonance se ve en primera instancia como un simple metroidvania más, pero cuenta con una mecánica especial: el castillo de Drácula tiene dos versiones o capas entre las cuales intercalaremos a través de cuartos especiales. La estructura general del mapa es la misma, pero los enemigos y demás obstáculos varían entre el Castillo A y el Castillo B. Esto le da una vuelta de tuerca única al título, que a pesar de sus limitaciones gráficas (consecuencia del hardware) encuentra la manera de resaltar.

No es el mejor Castlevania para Gameboy Advance, pero es un excelente título sin ninguna duda. La aventura nos traslada una vez más al castillo de Dracula, cincuenta años después de Castlevania II. Juste Belmont es nuestro héroe del momento, nieto del famoso Simon y amigo de Lydie Erlanger, compañera de la infancia de Juste que es secuestrada por, adivinen, el malvado Conde Drácula. Con la ayuda de Maxim, otro amigo de protagonista, ambos héroes se infiltran en el castillo por millonésima vez en la saga. Es un muy buen título de la saga y aprovecha bien las capacidades de la Gameboy Advance, pero lo mejor aún estaba por llegar.


Aria of Sorrow tuvo en la Gameboy Advance el impacto que Symphony of the Night produjo en PlayStation. Es un juego que reinventa la franquicia sin alejarse de sus raíces, y aprovechando al máximo las capacidades de la consola para darnos el mejor juego posible. Considerado como uno de los mejores títulos de la saga, Aria of Sorrow es el primer juego en llevarnos a un futuro cercano, precisamente al 2035, año en el cual Drácula ya ha sido destruido “para siempre” tras una legendaria batalla que acabó con su vida en 1999 a manos de Julius Belmont, el último de su clan en portar el legendario látigo Vampire Killer.

Pero no todo es color de rosas, ya que durante un eclipse solar el castillo endemoniado se hace presente una vez más y trae consigo a las criaturas del señor oscuro. Nuestro protagonista es Soma Cruz, quien con su amiga Mina es transportado al castillo de Drácula y descubre una nueva habilidad que le permite absorber las almas de sus enemigos caídos para robar sus habilidades especiales. No puedo contar mucho más sin dejar un enorme spoiler, pero Aria of Sorrow es uno de los mejores títulos de toda la saga con su brillante diseño de niveles, su sistema de combate único y una de las tramas más elaboradas que Koji Igarasi presentó en uno de sus juegos. Eso, y la música de Michiru Yamane… ¡brillante!


Una saga tan grande como Castlevania no podía resignarse a aparecer solo en portátiles; es por eso que Koji Igarashi volvió a tomar la batuta y junto con su equipo ya establecido (Michiru Yamane como compositora y Ayami Kojima como artista conceptual) creó Lament of Innocence. Esta vez el salto a las tres dimensiones resultó fructífero, con un juego de acción y aventuras 3D más enfocado en el combate, la exploración y los puzzles que en las plataformas. El resultado es un juego muy disfrutable, aunque no tan complejo como nos gustaría.

La historia de Lament of Innocence busca contar el origen de la eterna lucha entre el clan Belmont y el Conde Drácula. Controlando a Leon Belmont, el primero de su larga estirpe, conoceremos cómo se creó el famoso Vampire Killer a manos de Rinaldo Gandolfi, arma diseñada para luchar contra las criaturas de la oscuridad que han surgido en el vecindario. Esto llevará a Leon hacia el castillo de un poderoso vampiro llamado… Walter Bernhard. ¿Y Drácula? En fin, el villano de turno ha secuestrado a Sara, prometida de Leon para llevar a cabo un siniestro plan, y será nuestro deber poner fin a este conflicto. Es un buen juego para la consola, luciendo unos bellos gráficos y una jugabilidad más que disfrutable, de la mano de una historia que cada vez ahonda más en el lore de Castlevania.


La secuela directa de Aria of Sorrow no es tan buena como su predecesor, pero no deja de ser un título sorprendente. La historia vuelve a seguir a Soma Cruz y sus compañeros en una nueva aventura que lo llevará a detener un malvado culto; dichos villanos son liderados por Celia Fortner, seguidora de Drácula que busca resucitar a su maestro. Tras enterarse de sus intenciones, Soma se infiltra en la base de operaciones del culto, a pesar de que Arikado (o Alucard para los amigos) se lo ha prohibido. Volveremos a ver varios rostros familiares y seguiremos profundizando en la mitología de Castlevania, con varios finales alternativos y personajes desbloqueables que nos resultan más que interesantes.

El juego tiene un alto nivel de producción para ser un título de portátil; los dibujos y la música son excelentes, la historia destaca y engancha. A nivel jugable Dawn of Sorrow retoma la modalidad metroidvania y el sistema de almas de Aria of Sorrow, aunque también busca innovar y aprovechar la pantalla táctil de la Nintendo DS. De esta manera deberemos dibujar sellos mágicos con el lapicito en la pantalla inferior de la consola para abrir puertas y derrotar enemigos. Son estos sellos los que nos darán acceso a nuevas zonas y habilidades, y si bien es una mecánica innovadora resulta muy molesto estar agarrando el lápiz para garabatear a las apuradas. Ésta y otras mecánicas similares que hacen uso de la pantalla táctil son las que le bajan al juego ese puntito extra que necesita para alcanzar la perfección. La pantalla superior se limita a mostrarnos el mapa y un par de menúes, mecánica asimilada por el resto de los juegos de DS.


El segundo título de la saga para PlayStation 2. Si bien las mecánicas básicas son las mismas que Lament of Innocence, Curse of Darkness varía considerablemente de este título. Para empezar, no controlaremos a un Belmont sino a Hector, un Forjador de Demonios que estando del lado de los malos decidió cambiarse de bando y luchar contra Drácula por motivos personales. Detrás de esta trama hay una historia de amor perdido y venganza que poco a poco iremos descubriendo a medida que acompañamos a Hector para acabar con la maldición de Drácula, la misma que le da el título a Castlevania III en la NES.

Dicho sea de paso, nos encontraremos con Trevor Belmont en el camino, así que en una de esas la serie de Netflix también bebe un poco de esta entrega. ¡A tener en cuenta! La principal novedad de Curse of Darkness es su sistema de Demonios Inocentes, por medio del cual podremos criar poderosas criaturas para que luchen a nuestro lado a medida que nos crucemos con enemigos cada vez más fuertes; es por eso que llamo a este título Pokévania. El énfasis del juego se da en los combates, descuidando un poco los mapas y puzzles, que se pueden volver repetitivos. Una pena, ya que tiene una historia muy conmovedora.


Esta entrega para Nintendo DS retoma la trama de Castlevania Bloodlines unificando varios arcos argumentales de la saga y dándole un sentido mayor a distintos juegos a lo largo de los años, al igual que Curse of Darkness retomaba elementos de Castlevania III, o como Symphony of the Night que comenzaba donde Rondo of Blood terminó. El mundo de Castlevania es más rico que nunca a esta altura del partido, y Portrait of Ruin suma su granito de arena a la franquicia atando todos los cabos sueltos. Contaremos con dos protagonistas principales y la posibilidad de jugar con el que queramos: uno es Jonathan Morris, hijo de John Morris (héroe de Bloodlines) que ha heredado el látigo sagrado de su padre pero aún no descubre su verdadero poder; y Charlotte Aulin, una bruja que desciende de Sypha Belnades (Castlevania III) y busca asistir a Jonathan en su misión.

Situados en el año 1944, el castillo de Drácula vuelve a cobrar vida en un período histórico durante el cual los Belmont han desaparecido y la familia Morris cuida el látigo sagrado, esperando el momento indicado para devolverlo y vencer a Drácula para siempre. Mientras tanto hay que mantener a Drácula a raya, y esa será nuestra tarea. Dentro del castillo encontraremos pinturas mágicas a lo Super Mario 64 que nos llevarán a distintos mundos, minimapas que cuentan cada uno con un jefe final y desbloquean una habilidad al ser derrotados, dándonos acceso a una nueva zona del castillo. Esto aporta variedad de escenarios como nunca antes, con enemigos temáticos para casa ocasión. Entre esto y el control de dos personajes simultáneamente, que sirve tanto para los combates como en los puzzles, Portrait of Ruin es toda una joyita para la franquicia de Konami. Y el broche de oro, una excelente historia que unifica el universo Castlevania, acompañada de la increíble banda sonora de Michiru Yamane. ¡Obligatorio jugarlo!


Parece un chiste, pero es cierto; este es un juego oficial de Konami. No sabía si agregar este título a la lista, pero a fin de cuentas es un Castlevania en toda la regla. Diseñado para celulares de la época basados en la plataforma Java, Order of Shadows es una excusa de Konami para seguir vendiendo Castlevania en todos los dispositivos que puedan. Se trata de un mini-metroidvania protagonizado por Desmond Belmont, quien con sus dos hermanas Zoe y Dolores se aventura en el castillo de Drácula para destruir al culto que da nombre a la aventura.

Lamentablemente es un juego pobre en todo sentido, demasiado corto y muy, muy fácil de terminar. Es uno de esos juegos que pueden evitar completamente sin preocuparse, y no me hagan hablar más porque me pongo a llorar. ¡Es muy malo! Un Castlevania más que olvidable, ya que Order of Shadows no destaca siquiera por su banda sonora.


¡Volvemos a lo bueno! The Dracula X Chronicles no es solo un juego, sino una colección de títulos. No solo eso, ya que esta colección posee el que es en mi opinión el mejor Castlevania clásico de toda la saga: Rondo of Blood. El otro título que podemos desbloquear es Symphony of the Night, para muchos el mejor metroidvania de la serie y el que renovó la franquicia completamente en 1997. Pero la atracción principal de la colección es el título principal; The Dracula X Chronicles es una remasterización completa de Rondo of Blood que cuenta con nuevos diseños de escenarios y personajes en un entorno 3D, conservando la modalidad 2D del original.

No hay con qué superar a The Dracula X Chronicles: remaster de Rondo of Blood, con el Rondo of Blood original y Symphony of the Night para desbloquear. Un paquete completo que incluye dos excelentes Castlevania, convirtiéndolo en uno de los mejores juegos para PSP. También agrega nuevos modos de juego como el famoso Boss Rush, pero lo mejor de todo es lejísimos la increíble banda sonora remasterizada, un deleite para los oídos que te derretirá el cerebro.


Presten atención, porque estamos ante el último gran Castlevania
Cerrando la trilogía para Nintendo DS tenemos a Order of Ecclesia, mi metroidvania preferido de toda la saga. Su protagonista es Shanoa, una bruja perteneciente a la Orden de Ecclesia que busca derrotar al conde Drácula una vez que el clan Belmont ya ha desaparecido. Cuando un compañero de Shanoa llamado Albus roba la inmensa fuente de poder que Ecclesia guarda, ella se ve forzada a perseguirlo a lo largo de varios niveles que nos llevarán a través de iglesias, cavernas, faros, mansiones y montañas. Este poder sagrado se llama Dominus y es parte del sistema de Glifos que otorgan habilidades especiales a nuestra bruja amiga, permitiéndole invocar una gran variedad de armas y hechizos que la asistirán en su larga travesía.

Para terminar el juego al 100% y disfrutar el verdadero final deberemos ir rescatando a varios aldeanos a medida que avanzamos en la aventura; solo así se revelará la segunda mitad del juego, que consta de un enorme castillo donde Drácula resucita una vez más. Siempre deberemos revisitar zonas con nuevas habilidades para rescatar a los aldeanos restantes y cumplir varias misiones secundarias que se nos vayan dando a lo largo del juego. Order of Ecclesia es un juego brillante que enamora a primera vista y nos mantiene enganchados hasta el final. Y ya no debería hacer falta que diga esto… pero la banda sonora es lo mejor que le pasó a la franquicia. ¡Vayan a jugarlo YA!


Si esos dibujos les resultan familiares es porque el encargado de rediseñar todos los personajes para Castlevania Judgment es el famoso Takeshi Obata, célebre creador de Death Note. El juego cambia de género completamente para convertirse en un título de pelea a la Street Fighter, pero con personajes de la saga vampírica venidos de todas las eras. La excusa para justificar esta ridiculez argumental es el nuevo personaje Aeon, quien puede traer varios héroes y villanos de tiempos distintos a través de una ruptura espacio temporal, organizando una especie de torneo para encontrar al campeón que derrotará a la Muerte del Tiempo, un ser que planea destruir el universo.

Castlevania Judgment es un juego de peleas mediocre; si le sumamos el uso de los controles con sensor de movimiento se convierte en una pesadilla muy difícil de disfrutar. Y ni hablar de los rediseños de personajes, que no parecen Castlevania en absoluto y causaron la furia de los fanáticos. Una vez más lo único que destaca es la música, con varios cover metaleros de temas clásicos de la franquicia: es una de las mejores bandas sonoras de toda la saga, pero lamentablemente pertenece a un juego feo y aburrido. Pasen de largo, todavía nos quedan un par de títulos que valen la pena.


The Adventure ReBirth es un regreso a los Castlevania clásicos, tomando inspiración directamente del título original para Gameboy. Christopher Belmont vuelve para matar a latigazos al señor de la noche, a lo largo de varios niveles completamente remasterizados y con rutas alternativas que le dan chances de rejugabilidad. Para llegar al último jefe es necesario jugarlo en las dificultades más altas, ya que solo los más valientes serán recompensados con el verdadero final del juego.

Claramente es un juego pensado para los nostálgicos (como yo), con jugabilidad clásica y melodías que ya conocemos. Su curva de dificultad es bastante moderada; no estamos ante el Castlevania más desafiante del montón. También puede resultar demasiado corto, aunque de todas maneras nos sacará una buena sonrisa si somos fanáticos de la serie. Cada tanto lo vuelvo a jugar, ya que es un título entretenido y con varios niveles únicos en la saga.


Otro título para los nostálgicos, y es que a esta altura ya Konami se había quedado sin ideas. Sin embargo, estamos ante un excelente juego de acción cooperativa que nos permitirá elegir varios personajes de la saga para adentrarnos una vez más en el castillo y derrotar a una serie de jefes muy poderosos. Harmony of Despair (por sus siglas HD) tiene una trama un poco menos ridícula que Judgment: todo transcurre dentro de un libro mágico que recrea a elección del jugador varias batallas con los personajes de toda la saga. Cada página es un nuevo mapa que podremos disfrutar, con once niveles desafiantes en total si tenemos en cuenta los DLC.

El juego existe tanto para Xbox 360 como para PlayStation 3, pero recomiendo ampliamente la segunda versión ya que (a diferencia de la versión de Xbox) cuenta con cooperativo local de hasta 4 jugadores y no solamente vía internet, que acepta en ambas versiones hasta 6 jugadores simultaneos. ¡Una fiesta! De esta manera podemos juntarnos con amigos a vivir la experiencia cooperativa por excelencia de la saga Castlevania. El modo de juego es similar a los títulos 2D más emblemáticos de la serie, y cada personaje cuenta con habilidades únicas que permiten afrontar los desafíos de maneras distintas. Un excelente título para jugar con amigos que abarca varios momentos clave de la saga y además cuenta con una gran banda sonora.


Muchos criticaron a Lords of Shadow por ser un supuesto plagio de God of War (a pesar de que esta saga instauró las mecánicas mucho antes) y por reiniciar la franquicia dejando de lado la tan esperada Guerra del Castillo Demonio que Igarashi venía preparando; pero hoy yo vengo a defender a Lords of Shadows así que vengan de a uno. No solo es un excelente juego sino que marca el glorioso regreso de Castlevania a las consolas grandes con un título AAA. Konami cedió la licencia al estudio español MercurySteam, quienes con ayuda de Hideo Kojima (padre de Metal Gear) dieron luz a este fantástico juego repleto de acción trepidante, combates legendarios, los puzzles más ingeniosos de toda la saga, una trama atrapante y un fantástico mundo que querremos volver a visitar acompañados de la excelente banda sonora de Oscar Araujo.

El protagonista de esta nueva saga es Gabriel Belmont, el primero de muchos guerreros que dedicarán su vida a la lucha eterna contra las fuerzas de la oscuridad. Un terrible mal acecha las tierras, y Gabriel es enviado por la Hermandad de la Luz a detener a los causantes de esta atrocidad, los llamados Señores de las Sombras. Pero nuestro héroe tiene motivos personales, ya que estos malvados seres le han arrebatado la vida a su mujer, la bella Marie. Esta gran aventura lo llevará a enfrentarse a una manada de salvajes licántropos, una legión de vampiros sedientos de sangre y los viles nigromantes en el fin del mundo. Si bien empieza flojito, es un viaje que se pone cada vez mejor y termina de la manera más épica posible, reescribiendo la historia de Castlevania de manera osada.

Recomiendo jugar la versión de PC, que incluye todos los DLC y da un cierre a la historia que nos prepara para Mirror of Fate, secuela directa de este título.


Este es el juego por el cual me compré una Nintendo 3DS. Mirror of Fate busca unificar a un fandom separado entre los viejos Akumajou y el reboot de Lords of Shadow; se presenta como un título 2.5D que se asemeja a los títulos más clásicos y presenta personajes famosos de la saga como Simon, Trevor y Alucard en este nuevo mundo reimaginado que narra la trágica historia del clan Belmont. Entre ellos tres y Gabriel Belmont podremos controlar a cuatro personajes, cada uno de ellos en momentos específicos de la aventura.

Todo empieza con un joven Simon que decide adentrarse en el castillo de Drácula para investigar el destino sufrido por su padre; pronto descubrirá que su familia guarda un terrible legado, en una historia que nos llevará adelante y atrás en el tiempo con mucha originalidad. El título es un metroidvania decente, ni muy elaborado ni muy flojo, que se puede disfrutar tranquilamente en la 3DS. Hasta que salió la versión HD para Xbox 360, PlayStation 3 y PC; ahí fue cuando mi 3DS se convirtió en un hermoso pisapapeles. Mi favorita de todas es la versión para PC, ya que es la de mayor calidad en cuanto a gráficos y optimización, conservando la jugabilidad del original.


Sin la ayuda de Hideo Kojima, MercurySteam hizo lo que pudo con Lords of Shadow 2, una secuela muy esperada después del gran éxito que el Lords of Shadow original recibió en el 2010. El juego tiene cosas buenas, como un sistema de combate sólido y cientos de secretos ocultos a lo largo y ancho del gigantesco mapa; pero la esencia Castlevania, presente solo por momentos, está generalmente ausente en esta entrega que puso fin a la franquicia. La historia transcurre en el presente, es rebuscada y tiene varios huecos argumentales; el final de la aventura es lo más ridículo que se vio en toda la franquicia, imagínense a Drácula y Satán luchando en el espacio montados en un dragón gigante y sabrán exactamente a lo que me refiero.

Me es difícil hablar de la historia sin arruinársela a quienes aún no han jugado este título, así que dejaremos esa charla para otra ocasión. Puedo decirles que Gabriel está de regreso en este mundo semi abierto que busca ser un metroidvania tridimensional con una ambientación gótico-futurista que mezcla robots gigantes con poderes sobrenaturales. Por momentos podemos visitar el antiguo castillo de Drácula a modo de viaje temporal, y es en estos pequeños ratos que Lords of Shadow 2 se disfruta más; si solo el resto del juego fuera así en vez de haber tomado la dirección que tomó…

Con más de 30 años a sus espaldas, Castlevania no pinta un futuro muy prometedor. Lords of Shadow 2 fue el último clavo en el ataúd que acabó con la franquicia, tal vez para siempre. Al no cumplir con las expectativas Konami se vio forzada a replantearse las cosas, y es hasta el día de hoy que no tenemos un nuevo título de la saga vampírica. La pachinko erótica no cuenta, ¡eso es simplemente triste! Pero todavía hay esperanza, un rayo de luz en el horizonte…

El tiempo todo lo perdona, y al igual que Drácula hay sagas que simplemente se rehusan a morir. Si bien Koji Igarashi abandonó Konami hace unos años, es de público conocimiento que está trabajando en el prometedor Bloodstained: Ritual of the Night, sucesor espiritual de los metroidvania que obtuvo un éxito abrumador en Kickstarter (es muy gracioso, él ahora los llama igavania). Pero lo que realmente ha revivido el interés en Castlevania es el anuncio de su propia serie animada, que llegará de la mano de Netflix el 7 de julio de 2017.


Bloodstained se ve y se juega como un digno sucesor de Symphony of the Night.


Por todo esto y mucho más, no hay mejor momento que el presente para sumergirse en la épica saga que es Castlevania. Para cerrar esta nota los dejo con mi recomendación final, una listita con los mejores 10 juegos de la franquicia para aquellos jugadores que los van a jugar por primera vez o que tienen ganas de volver a descubrirlos. No importa el orden, son todos títulos de la máxima calidad y pueden ser disfrutados individualmente.

Castlevania (NES)

Castlevania III: Dracula’s Curse (NES)

Super Castlevania IV (Super Nintendo)

Castlevania: Rondo of Blood (PC Engine)

Castlevania: Bloodlines (SEGA Genesis)

Castlevania: Symphony of the Night (PlayStation)

Castlevania: Aria of Sorrow (Gameboy Advance)

Castlevania: Portrait of Ruin (Nintendo DS)

Castlevania: Order of Ecclesia (Nintendo DS)

Castlevania: Lords of Shadow (PS3, Xbox 360 y PC)


Los esperamos el próximo viernes para descubrir nuevas recomendaciones de juegos, cine, series, anime y mucho más. Si te gustó este artículo te invitamos a visitar nuestra sección especializada de Lair Reco, donde encontrarás recomendaciones para todos los gustos. También te sugerimos que nos sigas en nuestras redes sociales y visites con frecuencia Lair of Gamers para enterarte de todas las novedades que tenemos para mostrarte. ¡Nos vemos la próxima semana!

También podría gustarte
Comentarios
Cargando...