Tu cueva de información

Criticamos a “La Cordillera”, ¿cómo le irá a Darín siendo presidente?

Sinopsis

La Cordillera: la historia se desarrolla durante una cumbre de presidentes latinoamericanos en Chile, donde se definen las estrategias y alianzas geopolíticas de la región. Hernán Blanco, el presidente argentino, vive un drama político y familiar que le hará enfrentarse a sus propios demonios, y deberá tomar dos decisiones que podrían cambiar el curso de su vida en el orden público y privado: por un lado, una complicada situación emocional con su hija; por otro, la decisión política más importante de su carrera.

Dirección: Santiago Mitre   Guión: Santiago Mitre, Mariano Llinás   Elenco: Erica Rivas, Dolores Fonzi, Ricardo Darín, Elena Anaya, Daniel Giménez Cacho, Christian Slater, Alfredo Castro

Reseña

Película prometedora, con grandes actores y una temática interesante para el movido escenario político que transita nuestro país. Blanco es, efectivamente, un provinciano campechano, un político en principio no demasiado destacado ni carismático, pero que acaba de ganar las elecciones y tiene como primer desafío importante participar en una cumbre de mandatarios latinoamericanos en Chile, donde se discutirá la posibilidad de establecer una alianza petrolera entre países latinoamericanos. A todo este baile se suma su hija, Marina, interpretada por Dolorez Fonzi, quien es una joven confundida y bastante problemática.

Al principio la trama atrapa, a un ritmo lento, pero genera muchos interrogantes que uno espera se resuelvan de alguna u otra forma. Aparecen interesantes temas políticos con los que estamos bastante familiarizados: corrupción, pactos bilaterales, traiciones, etc. Uno puede ver en carne propia todo lo que no vemos (pero sabemos) del mundo de los grandes cabecillas que manejan toda la pelota.

Lento, muy lento, pero la cosa se pone buena cuando aparece la complicada hija del presidente, quien se encuentra en un escándalo con su ex pareja, padres de los nietos de Blanco, lo que significa un culebrón mediático bastante interesante, pero que en la película poco se ve. Tal es el punto, que se la somete a un proceso de hipnosis y muchos secretos familiares salen a la luz, incluso de su propio padre.

Hasta acá vamos bien, la trama tiene un ritmo demasiado lento, pero va llegando a despertar interés. Sin embargo, no ocurre más de lo que se cuenta en estos párrafos. Empecemos por lo básico, las actuaciones no son la gran cosa. Darín hace un buen trabajo de hombre sobrio que no es tan tonto ni tan inocente como parece ser, pero tampoco es su mejor interpretación. Lo más doloroso es lo que sucede con Rivas y Fonzi, ambas más que excelentes actrices, no logran destacarse, ni generar nada en el espectador. Es como si las estuviésemos viendo por primera vez, no aportan nada nuevo a la película, ni la mejoran ni la empeoran. El resto del elenco es más o menos lo mismo, no hay más que decir.

La trama es, como ya mencionamos, lenta y sumamente densa. Genera la intriga que no llega a ningún lado. Pero no es de la que te deja con ganas de más, de ver una segunda parte, es la intriga que indigna. Muchas cosas pudieron haber pasado, muchísimas, pero hay conflictos e incertidumbres que no llegan a ningún lado.

El final es abierto, pero abierto desde la mitad de la película, porque es a partir de ahí que la trama no varía demasiado y no brinda mucha información que pueda aportar a alguna conclusión. En resumen te deja con las ganas, en el mal sentido.

A nivel de producción es un film con hermosas locaciones, la cantidad de actores y la dirección de arte se lucen en la pantalla panorámica. Una película ideal para presentar en festivales y ganar premios. Pero no es su finalidad entretener, ni mantener al espectador atento y al borde de la butaca. Sin duda es una propuesta con la que se pudieron hacer mejores cosas para su desenlace, mucho más jugado con todos los cabos sueltos que quedan y que uno ni siquiera puede apostar a imaginar qué pudo haber pasado si… deja gusto a muy poco. Demasiadas escenas que no dicen nada, ni siquiera los eternos silencios, ni la música de suspenso y tensión que aparecen en varias de ellas. No es nada recomendable para ningún público, hasta para los que se encuentren familiarizados o interesados con la política o amen al elenco. Aburrida, decepcionante e inconclusa. Una lástima.

4.6
Daba para más
  • Historia 7
  • Efectos Especiales 5
  • Música 5
  • Imagen 7
  • Recursos Utilizados 4
  • Actuaciones 4
  • Guión 4
  • Final 1
También podría gustarte
Comentarios
Cargando...